De acuerdo a un nuevo estudio, la falta de ejercicio es el segundo factor predictivo de una muerte temprana, sólo superado por el tabaquismo.

En el estudio, donde participaron 800 hombres, fueron analizadas las tasas de mortalidad mediante el seguimiento de los participantes durante 45 años.

Los investigadores descubrieron que los niveles más altos de ejercicio significaba un menor riesgo de muerte temprana, 21% menos de riesgo. Lo cual significa que es importante empezar a hacer ejercicio a una edad temprana, pero la investigación sugiere que es aún mejor mantenerlo durante la mediana edad.

Siempre se ha pensado que fumar tiene la conexión más fuerte con la mortalidad y los investigadores se sorprendieron con cómo el ejercicio importa. Los niveles de ejercicio en realidad tenían más de un efecto sobre la mortalidad temprana que la presión arterial alta y el colesterol alto.

La enfermedad cardíaca sigue siendo la principal causa de muerte, según la Organización Mundial de la Salud, por lo que los científicos estudiaron de cerca lo que en realidad la causa. Resulta que los que eran más activos durante toda su vida eran menos propensos a ser afectados por factores de riesgo como el tabaquismo, la hipertensión arterial y el colesterol.

Pero no te asustes, la falta de ejercicio no causa la muerte. Es sólo un factor de riesgo de muerte temprana.

Con esto te animamos a que comiences a ser más activo. Incluso caminar o correr muy lentamente durante 30 minutos al día puede ayudarte a vivir una vida larga y saludable.

 

Fuente: http://www.laregiondigital.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *