Trocea un poco las galletas con las manos y ponlas en un bol. Luego, con ayuda de una procesadora de alimentos tritúralas hasta convertirlas en una especie de harina no muy fina.

Agregue la mantequilla. Procesar todo hasta que se integre y obtengas una masa como arena de mar mojada, suficientemente manejable para cubrir un molde de pie de 25 cm de diámetro.

Vaciar leche condensada en un bowl y lentamente agregar el jugo de limón.

Cubrir el molde, ya moldeado con la masa de galleta, con la mezcla anterior. Cubrir con merengue italiano.

Refrigerar por 1 hora y servir.